• La inserción de la copa menstrual puede hacerse de diversas formas
  • Según cada persona, un doblez puede ser más cómodo que otro
  • El largo del cuello del útero, determina qué copa es recomendable
  • Es fundamental mantener la copa menstrual higienizada

SOFÍA PINTO.- En el post anterior hablamos de qué es la copa menstrual y cuáles son sus beneficios. Si ya te decidiste a probarla o si aún te preocupa la colocación, en esta entrada te contamos cómo se utiliza la copa menstrual, para que decidas si te parece un método cómodo y efectivo para tu vida.

Antes de la colocación

Aunque pueda sonar de perogrullo, el primer paso es lavarse las manos antes de manipular la copa en cualquier momento.

Es esencial esterilizar la copa. Algunas marcas vienen con un frasco para transportar la copa, que también cumple la función de mantenerla limpia. Con ellos, se puede hervir en el microondas.

En todo caso, sea cual sea el modelo, es posible hervirla en cualquier recipiente. Basta llenarlo de agua, colocarlo sobre el fuego y esperar un minuto luego de que rompe el hervor.

Es esencial hervir la copa menstrual antes de utilizarla y al finalizar cada periodo.
Fuente: By AnnchenSwe (Wikimedia Commons, CC BY-SA 2.5-2.0-1.0)

Entre usos, basta con enjuagarla con agua. Al finalizar el periodo, hay que hervirla nuevamente y guardarla hasta la próxima menstruación.

Durante el periodo

Para introducir la copa, hay que doblarla. Hay varias formas de hacerlo. Es importante probarlas y elegir la que mejor se adapta a tu cuerpo.

Doblez en “C”. Es el más utilizado.
[CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons
Doblez “origami” o “lotus”
[CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons
Doblez en “7”.
[CC BY-SA 3.0via Wikimedia Commons
Doblez “punchdown” o en “V”. Recomendado para el aplicador.
[CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La colocación debe hacerse teniendo en cuenta que el canal vaginal no es recto, tiene un ángulo de inclinación aproximado de 45°. Sin embargo, cada anatomía es diferente. Una forma de saber cómo es nuestro canal es mediante un autoanálisis para conocer la posición cervical.  Esto influirá en qué copa debemos elegir.

Modo correcto de inserción de la copa menstrual.
Fuente: By User:QOC2011, [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons
Una vez elegido el pliegue, hay que ponerse en una posición cómoda —en cuclillas, o con una pierna más elevada que la otra—, orientar la copa hacia la parte baja de la espalda, separar los labios vaginales con la otra mano, introducirla y empujarla en dirección diagonal, hacia arriba y hacia atrás, teniendo en cuenta lo dicho sobre el ángulo.

Si la colocación presenta dificultades, utilizar lubricantes no tóxicos puede ser una solución. Ayudarán a que la copa deslice sin dificultades.

Para quienes utilizan tampones, es importante saber que la copa se coloca más abajo, no hay que empujarla hasta el final como el tampón.

¿Cómo la retiro?

  • Tomar la copa por la parte baja. Quizá primero es necesario tirar un poco del hilo.
  • Apretar suavemente, para que entre aire en el canal vaginal y se rompa el efecto vacío
  • Sacar la copa de a poco, desde abajo, cuidando que salga en posición, para que la sangre quede dentro
  • Lavar la copa y volver a colocarla

La copa debe abrirse sola tras la colocación.

¿Cómo saber si la copa quedó bien colocada?

  • Algunas copas producen un sonido al abrirse, aunque las de material más blando no suelen hacerlo, por lo que no es un método infalible de comprobación.
  • Con el dedo índice, se puede palpar la base de la copa. Debe estar ovalada, eso significa que se abrió correctamente.
  • Se puede girar la copa 180º hacia ambos lados, de esta forma entrará un poco de aire en la copa menstrual y se abrirá.
  • Puede que el doblez elegido no sea el mejor. Prueba otro. 

En la próxima entrada hablaremos de las dudas más frecuentes.

¿Has utilizado la copa menstrual?, ¿qué tal te fue con la colocación?

Anuncios